¿Un mercado negro de vacunas contra el coronavirus en Europa? Sospechas y ofertas millonarias

admin

26/03/2021

Los Estados miembros de la Unión Europea no pueden, legalmente, comprar vacunas contra el coronavirus fuera del mecanismo del bloque al que todos se comprometieron y que reparte dosis en función de la población de cada país. Pero por debajo de la mesa podría haber un mercado paralelo para hacer frente a las demoras en la distribución y los planes de inmunización en pleno avance de una tercera ola de la pandemia.

La Comisión Europea ha explicado desde enero que cada Estado miembro es libre de retirarse de un contrato específico con una farmacéutica para negociar bilateralmente con esa misma empresa y sin salirse por completo del mecanismo. Pero ninguno de los 27 gobiernos del bloque lo ha hecho y todos han firmado las condiciones que las grandes farmacéuticas han negociado con la Comisión Europea.

Esas empresas llevan dos meses repitiendo que intentan hacer todo lo posible para cumplir esos contratos, aunque ninguna lo cumple a rajatabla, sobre todo AstraZeneca, que prometió por ejemplo 180 millones de dosis en el segundo trimestre y no entregará ni 70 millones. Aseguran que su capacidad de producción está al límite y que entregan todo lo que tienen. Pero la historia parece empezar a mostrar fisuras más preocupantes.

El Ministerio de Sanidad belga confirmó al diario Le Soir que recibió una oferta de un intermediario para comprar 1,5 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca producidas por Serum Institute of India, una farmacéutica india que trabaja entre otras para la anglo-sueca AstraZeneca.

Valdis Dombrovskis, encargado de comercio de la Unión Europea, y Stella Kyriakides, la comisionada de Salud del bloque, durante una conferencia de prensa en Bruselas este miércoles. Foto: BLOOMBERG
Valdis Dombrovskis, encargado de comercio de la Unión Europea, y Stella Kyriakides, la comisionada de Salud del bloque, durante una conferencia de prensa en Bruselas este miércoles. Foto: BLOOMBERG

Oficialmente esa empresa, que se enorgullece de ser el mayor productor mundial de vacunas, produce para el mercado indio y las dosis que AstraZeneca espera vender a países de bajos ingresos, pero el caso belga muestra que no es siempre así.

Ese intermediario, que el ministro de Sanidad belga Frank Vandenbroucke no ha identificado, habría propuesto hace “unas semanas” al gobierno de Bruselas la compra de 1,5 millones de dosis a un precio a negociar.

Bélgica lo rechazó por dos razones. La primera es legal porque el mecanismo europeo le impide negociar por su cuenta. La segunda se debe a que sólo se pueden comercializar en Europa las vacunas producidas en fábricas europeas o de terceros países que hayan sido inspeccionadas y autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento. Y las fábricas de Serum Institute nunca lo fueron.

Dosis falsas y precios desbocados

La directora general de Salud de la Comisión Europea, la italiana Sandra Gallina –quien negoció los contratos con las farmacéuticas junto a funcionarios de varios gobiernos europeos y también en nombre de la Comisión Europea el acuerdo comercial por ratificar entre la Unión Europea y el Mercosur- dijo a un grupo de eurodiputados que la Comisión Europea había detectado dos fenómenos. Uno es que hay un mercado de dosis falsas que ya está siendo investigado por cuerpos policiales y judiciales y por la Oficina Europea Anti-Fraude.

Las campañas de vacunación se demoran en Europa y hay sospechas sobre compras no declaradas a las farmacéuticas. Foto: AP
Las campañas de vacunación se demoran en Europa y hay sospechas sobre compras no declaradas a las farmacéuticas. Foto: AP

El otro fenómeno es más complejo y concuerda con la confesión de las autoridades belgas. Según Gallina, “también hay dosis verdaderas en oferta. Parece que hay un cierto mercado paralelo de vendedores que ofrecen dosis de las empresas con las que la Unión ha negociado”. Esas dosis se venden hasta cuatro veces más caras.

La Comisión Europea no quiere parecer la egoísta que busca quedarse con todas las vacunas. Según sus datos, entre el 1 de diciembre y el 25 de marzo se exportaron al resto del mundo, desde fábricas europeas, 77 millones de dosis que fueron a 33 países. El Reino Unido es el principal beneficiario con 21 millones de dosis de los 31 millones que ha administrado hasta ahora. Argentina está entre esas naciones.

La bronca entre Bruselas y AstraZeneca se descontroló del todo cuando a primera hora del miércoles las autoridades italianas anunciaron que, siguiendo informaciones confidenciales de Bruselas, habían encontrado en una planta cerca de Roma un lote de 29 millones de dosis de Astra Zeneca que la empresa no había comunicado.

La farmacéutica dijo que 13 millones eran para enviar a países pobres a través del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud y 16 millones eran para los gobiernos europeos.

La Comisión Europea aseguró que esa explicación no era “creíble” y pidió a la empresa que explicara por qué, cuando los gobiernos europeos están desesperados buscando dosis, ella tenía almacenadas 16 millones de dosis que supuestamente algún día iba a entregarles.

La Comisión Europea ha utilizado cuatro vacunas: AstraZeneca/Oxford, Pfizer/BioNTech, Moderna y Janssen. La de Janssen todavía no se está administrando. Hungría también usa la rusa Sputnik-V, que acaba de llegar además a Eslovaquia. Los húngaros compraron además vacunas chinas.

Bruselas, especial

CB

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir