Una reflexión contra el neopuritanismo

admin

21/07/2021

Ernesto Hernández Busto se fue de su Cuba natal a los 17 años, pero la escasez de carne que sufre la isla lo ha marcado tanto que está convencido de que las corrientes que impulsan la abolición del consumo –con distintos argumentos– en el fondo no son otra cosa que el resultado de sociedades de la abundancia. Claro que admite que esto es así “en última instancia”, como corresponde a las relaciones entre las condiciones materiales de una persona y su pensamiento, según el marxismo más clásico. Porque llegó a la conclusión con una serie de argumentos de alta complejidad, a lo que suma el rechazo (visceral, si se permite) a otras corrientes de moda dentro del pensamiento moderno (el feminismo, el ecologismo extremo y la corrección política en general), a las que engloba en el concepto de “neopuritanismo”. A ese combo lo sazona con abundantes referencias a la cultura griega clásica tanto como a la ciencia moderna y refutaciones a diversos autores “animalistas”.

Ernesto Hernández Busto nació en Cuba y reside en España.
Ernesto Hernández Busto nació en Cuba y reside en España.

Así lo ha expuesto en un ensayo de menos de cien páginas titulado Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros, que editó por InterZona y fue presentado en España (donde vive el autor) en un restaurante típico madrileño cuyo plato principal es el cochinillo asado. ¿No tenés miedo de ser cancelado?, se le pregunta a Hernández Busto al final de esta conversación con Ñ. “Me da un poco igual. Yo no soy nada polémico, también como ensaladas, vivo una vida tranquila. Hay que entender que son debates de ideas, no temas personales. Si se limita lo intelectual a lo personal vamos mal. Es como la idea de autoficción, donde todo es literal. Lo cierto es que se parte de las experiencias, pero luego deben ser depuradas. Llevo diez años pensando en lo que el libro dice, no es algo que se me ocurrió ayer”, responde.

–Entonces, ¿estamos condenados a seguir comiendo cerdos en particular y carne en general?

–Sí. El libro es un poco una especie de panfleto no popular. Es un intento por abordar el tema de la alimentación carnívora en un marco desprejuiciado de todos los reclamos tan en boga. Tanto de quienes defienden a los animales como de quienes ven en el vegetarianismo y en el veganismo una opción ecológica, ya que hay muchas razones por las que se critica el consumo de carne. El mío es un ensayo que quiere ser personal aunque tiene cuestiones generales y complejas. En términos amplios, la relación con la alimentación carnívora tiene que ver con la constitución misma de lo humano. Es la relación con los instintos, algo que nos vincula como especie. En algún momento de su evolución el ser humano necesitó de la carne para ser lo que es. Es verdad que fue hace mucho tiempo, y no es un destino ni un hecho obligatorio, en el sentido de que la ciencia demostró que se puede sobrevivir sin carne, pero hay algo más complejo detrás del ritual de alimentación. De la misma manera que el sexo no es solo para tener hijos, pensar que comer es solo incorporar calorías y beneficios físicos es muy limitado. Comer es un ritual simbólico. En definitiva, sí estamos condenados a mantener con los animales una relación que no es solo de veneración. Hay más vegetarianos ahora, pero sigue siendo algo ínfimo. Vivimos en la cultura de la queja y el revisionismo de ciertas actitudes humanas, como son las tendencias feministas o especistas (racismo de la especie humana hacia las otras), pero todo eso es minoritario e ignora lo profundo.

–Al ser origen y no destino, como señalás, dejar de comer carne podría ser un paso evolutivo.

–El aire de los tiempos va en esa dirección, o parece ir en esa dirección. Y las reflexiones sobre el impacto climático del consumo de carne animal, y las reflexiones morales que acompañan al especismo, nos parece que tienen más éxito del que tienen en realidad. Son reclamos que tienen elegantes y valientes defensores mediáticos, pero son minoritarios. Ha aparecido esa preocupación, desde lo económico, lo climático, las cuestiones morales. Sin embargo, la cantidad de personas que dejaron de comer carne de animales por diferentes razones sigue pequeña a escala mundial. El mundo está hecho de muchos países no solo de desarrollados. Cuando discuto con un liberal de la costa este de los Estados Unidos, como Jonathan Safran Foer (a raíz de su libro Comer animales, de 2009), puedes entender la deriva mental que lo lleva a asociar los problemas climáticos con una actitud moral de respeto a la naturaleza. O las ideas de (el filósofo australiano) Peter Singer. Pero si se lleva a escala mundial, donde el hambre campea, todo es más complejo. Si lo ves con la perspectiva del libro de Martín Caparrós (El hambre, de 2014), por ejemplo, ves que al mundo le faltan proteínas.

Un agricultor habla por teléfono móvil mientras atiende a los cerdos en la granja Paustian Enterprises en Walcott, Iowa, Estados Unidos, el martes 17 de abril de 2018. Fotógrafo: Daniel Acker/Bloomberg
Un agricultor habla por teléfono móvil mientras atiende a los cerdos en la granja Paustian Enterprises en Walcott, Iowa, Estados Unidos, el martes 17 de abril de 2018. Fotógrafo: Daniel Acker/Bloomberg

–¿Y si se consiguiera carne artificial, como se intenta en varios laboratorios en todo el mundo?

–Creo que sería limitarla puramente a una parte del ritual, al balance científico alimentario. Yo, en cambio, veo esto como un asunto simbólico y cultural más amplio. La alimentación animal implica un trasfondo de sacrificio, de sangre, que está ausente en la búsqueda científica de suplementos alimentarios. Se necesita sentir al animal detrás de la carne. A veces no nos damos cuenta, pero hay una conexión ancestral. El animal sacrificado nos da otras cosas, como la piel. Después está el tema de que no solo los animales tienen sensibilidad ampliada, también los vegetales sienten. Es decir, llegados a ese punto, ¿por qué defender seguir comiendo vegetales?

–También se usan animales en ensayos de laboratorio.

–La ciencia moderna está construida sobre ese modelo. Se puede criticar eso desde la filosofía, pero al final es lo que es. Los laboratorios necesitan hacer pruebas. Entonces es complicado. Es una visión dieciochesca, donde el ser humano es un rey del mundo animal, está un escalón por arriba y tiene el derecho de usarlos para lo que considere. No comparto esto en el sentido de que moralmente se ha modificado justamente esa idea del ser humano como rey de la creación.

–Entonces, ¿la culpa es de Darwin, que igualó a los humanos con el resto de los seres vivos?

–No defiendo comer carne porque somos un ser superior. Vuelvo a la antropología: el ser humano que cazaba se disfrazaba de animal. Y en ese proceso descubrió el arte. John Berger dice que arte y caza aparecieron a la vez. Esa coincidencia nos debe hacer pensar. El problema con las teorías vegetarianas es que son muy simplificadores. Como los que leen Lolita y dicen que Nabovok era un depredador sexual. Esa literalidad me resulta muy irritante. O lo de “Blancanieves” y el sexo no consentido, qué nivel de puerilidad. Parece que fuéramos incapaces de entender relaciones simbólicas. Hoy hay gente que tiene una relación literal con la violencia y lo humano. Hubo aquí en España una polémica sobre desnudos en el museo de El Prado por la violación de Júpiter a Dánae… Yo insisto en que hay que recuperar una perspectiva simbólica, y detener la censura.

Unas 650 personas protestaron hoy en Viena contra la explotación y el maltrato a los animales. EFE/Esther Martín
Unas 650 personas protestaron hoy en Viena contra la explotación y el maltrato a los animales. EFE/Esther Martín

–Pero a la vez el ser humano se muestra como un animal que puede extinguir a los demás y ya lo ha hecho con muchas especies.

–Sí. La idea misma de que el ser humano debería asumir responsabilidades por encima del mundo animal le otorga nivel de conciencia que mucha de esa gente no reconoce a escala filosófica. Y respecto de la responsabilidad sobre la destrucción de la naturaleza, francamente no compro la versión de que la alimentación carnívora implica una extinción del mundo natural. Durante siglos hemos estado en relación con los animales. Insisto en que hay una relación de violencia primordial.

–¿Cuánto de las condiciones materiales de tu relación con el cerdo en Cuba y la escasez son el origen en última instancia de tu posición? “Un ser hambriento no puede ser moralmente civilizado”, escribís en Cerdos y niños.

–Yo fui educado en el marxismo de manual. Nací en Cuba, estudié matemática en Rusia, pero era muy malo. Ahora no hace falta, pero entonces había que leerse a Marx en serio. El marxismo ofrece una perspectiva interesante para el pensamiento contemporáneo. Marvin Harris, cuando estudia el tabú de la alimentación, hace un análisis interesantísimo. El marxismo sirve para detener el devaneo interpretativo del veganismo. Yo no me considero marxista, ni es ese el enfoque del libro, pero es importante en la formación intelectual de mi generación.

–Pero, ¿creés que esa escasez que sufriste tuvo impacto en tu pensamiento?

–Sin dudas estoy marcado por mis circunstancias. No es lo mismo vivir en un lugar donde la carne está disponible que en un lugar donde te preguntas cada día qué vas a comer. Pasamos desde los años de 1950 donde había gran consumo de carne, al Período Especial (tras la caída de la Unión Soviética), donde se cazaban gatos. Hay toda una mitología cubana de la carne. Cualquier cubano te podrá contar. Hace una semana recién se permitió el sacrificio de ganado vacuno por parte de campesinos. Antes iban a prisión como si hubieran matado a una persona. Hay una reforma medio capitalista, y pueden sacrificar una vaca de cada tres y venderla.

–¿Es cierto que había crianza ilegal de cerdos en departamentos durante el castrismo?

–Fidel habló en el Granma del tema. Sé que a ustedes les parece raro, pero fue muy común en esos años, y, es más, se los sacrificaba por partes, con asistencia de veterinarios. Parece realismo mágico, pero era verdad.

A 6 años del primer #NiUnaMenos organizaciones feministas Frente de Izquierda Unidad marchan en Callao y Corrientes reclamo medidas concretas presupuesto contra la violencia género apoyo trabajadores despedidos de Edesur. Foto: Andrés D’Elia
A 6 años del primer #NiUnaMenos organizaciones feministas Frente de Izquierda Unidad marchan en Callao y Corrientes reclamo medidas concretas presupuesto contra la violencia género apoyo trabajadores despedidos de Edesur. Foto: Andrés D’Elia

–¿Por qué hablás de “neopuritanismo”?

–Es esa idea de la literalidad. Safran Foer intenta mantener a su hijo alejado de la violencia del mundo. Veo una idea didáctica, inseparable, una necesidad de educar a las nuevas generaciones; como aquella idea de “el hombre nuevo” por otros medios. Desconfío mucho de eso. Cualquier intento de mantener a nuestros hijos fuera de la realidad del mundo inseparable de la violencia es una pérdida de tiempo y un error moral. Hace muchos años, cuando se estudiaban los cuentos de hadas, la violencia siempre estaba presente. La idea de que el niño puede ser protegido de la violencia, con esa sobreprotección simbólica, es un error. Por eso el libro es Cerdos y niños, por lo educativo. Creo que sin exagerar, sin crear traumas, hay que hacer ver a los niños al mundo tal como es. Y en el mundo hay violencia. ¿De qué sirve mantener una burbuja moral puritana, donde la alimentación es robótica y no un acto de profundo placer? Es propio de sociedades donde el placer siempre ha sido condenado. Es una característica de la cultura norteamericana contemporánea, que combate el placer. Son todas variantes del puritanismo, no se puede usar género masculino, no se pueden contar cuentos violentos, no se puede, no se puede. Basta. Creo que eso crea una cultura infantilizada. Tengo dos hijos, el mayor estudia en una universidad privada en Chicago. El menor tiene doce años. Y hay un choque cultural profundo entre Europa y su relación fluida con el placer, y la cultura adusta, con esa espada de Damocles de la moralidad que pende sobre el adolescente y no puede ni piropear una chica, donde hay que mantener siempre una especie de código para no ser excluido. Por eso el cansancio simbólico de esa generación que se ve con el trumpismo, eso horrendo, pero que decía “ya deja de decirme lo que tengo que hacer”. A rebelarse y ser incorrectos, e ir en contra del molde liberal de lo que hay que hacer.

–En síntesis, ¿tu postura es contra los anticarnívoros, los feminismos, el lenguaje inclusivo y toda la corrección política?

–Contra toda una cultura neopuritana, sí, sí. Contra el feminismo tonto de quitarle ambigüedad a la relación sexual, donde hay que firmar un documento de consentimiento antes del flirteo. Creo que también es un debate dentro del mismo feminismo.

BÁSICO

Ernesto Hernández Busto hizo estudios universitarios de Matemáticas en la ex Unión Soviética.
Ernesto Hernández Busto hizo estudios universitarios de Matemáticas en la ex Unión Soviética.

Ernesto Hernández Busto
La Habana, 1968. Escritor y traductor.

​Inició estudios universitarios de Matemáticas en la ex Unión Soviética y regresó a La Habana para cursar estudios en el Instituto Superior Pedagógico, especialidad Literatura. En 1992 emigró a México, donde colaboró sistemáticamente en la revista Vuelta, dirigida por Octavio Paz, así como en otras publicaciones literarias. Integró el Comité de redacción de la revista Poesía y poética, y colaboró durante cuatro años en la edición de su colección patrocinada por la Universidad Iberoamericana. Desde 1999, reside en Barcelona, donde ha trabajado como editor, traductor y periodista.

Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros
Ernesto Hernández Busto
Interzona
​96 págs.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir