Vacuna Covid: Argentina gestiona para que llegue al país parte de las dosis que cederá Estados Unidos

admin

19/05/2021

Joe Biden abrió la puerta y la Argentina ya está al acecho ante lo que puede ser una enorme oportunidad para conseguir lo que más necesita en este momento: vacunas. Con ese objetivo urgente, nuestro país despliega estos días un gran esfuerzo en Washington para reclamar la mayor cantidad de dosis posibles.

El presidente de los Estados Unidos anunció el lunes que planea enviar 20 millones de vacunas contra el coronavirus al exterior para cubrir parte de la demanda internacional y dijo que por primera vez cederá dosis de las tres marcas aprobadas en Estados Unidos: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos había enviado a México y Canadá unos 4 millones de dosis de AstraZeneca, cuyo uso aún no está aprobado por la Food and Drug Administration (FDA). También había anunciado el 26 de marzo la donación global de 60 millones de esa marca, pero cuando tuviera luz verde de la FDA, algo que permanece incierto.

Los 20 millones adicionales que anunció Biden el lunes estarían disponibles a fines de junio, dijo el presidente, y explicó que utilizaría la ayuda de Covax (mecanismo de reparto que está regido por la Organización Mundial de la Salud y otros organismos sanitarios) para garantizar que el destino de las vacunas sea “justo”.

Biden no aclaró si le dará las vacunas a Covax o si las donará directamente a determinados países con el asesoramiento de esa entidad. Por eso, según supo Clarín, el embajador argentino en Washington Jorge Argüello inició esta semana gestiones en la Casa Blanca, en el Departamento de Estado y con diversos laboratorios con el objetivo concreto de convencer al gobierno estadounidense de que la Argentina debe recibir la mayor cantidad posible de esas vacunas.

El embajador se reunirá estos días con Gayle Smith, la Coordinadora para la respuesta global al Covid del Departamento de Estado, una funcionaria que tiene el escritorio repleto de pedidos de dosis desde todas partes del planeta. Argüello también apuntaló las gestiones en la Casa Blanca y ha consultado a expertos en vacunas y laboratorios.

Biden quiere colocar a Estados Unidos como un referente de la distribución de vacunas, un espacio que ha sido ocupado por Beijing y Moscú. “Se habla mucho de la influencia de China y Rusia con las vacunas. Queremos liderar al mundo con nuestros valores”, dijo el jefe de la Casa Blanca el lunes. Y aclaró que “no pedirá favores” a cambio de las dosis.

La Argentina se encuentra en un momento crítico, con más de 70.000 muertos y un pico de casos acelerado por cepas nuevas y más contagiosas. Y el proceso de vacunación avanza lentamente, con dificultad para conseguir el producto de diversas marcas y puntos del planeta.

Nuestro país ya ha comprado más de 12 millones de dosis, la mayoría de la rusa Sputnik V (mucho más del primer componente que del segundo), seguida de la china Sinopharm, y luego la Covishield/AstraZeneca. Ha recibido un millón de AstraZeneca a través de Covax.

El Gobierno, que dejó caer la posibilidad de un contrato con Pfizer a comienzos de la pandemia, no ha cesado luego de pedir vacunas a los funcionarios estadounidenses a todos los niveles. El presidente Alberto Fernández lo hizo ante el director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Juan González, cuando visitó la Argentina el mes pasado, y también fue un tema de conversación con el enviado especial de Biden para el clima, John Kerry, en un reciente encuentro en Roma.

Expertos en vacunas que conocen las negociaciones señalaron a Clarín que, si bien una de las prioridades para Estados Unidos es frenar el rebrote en India, la Argentina no debería tener problemas en recibir al menos una parte de las dosis, dado que es uno de los países con más contagiados en la región. Apuntan que nuestro país debería convencer además a los funcionarios estadounidenses de que la situación de Argentina puede complicar a Estados Unidos y al mundo.

Señalan que en Argentina hoy el crecimiento de casos es exponencial y está pegado a Brasil, que tiene cepas más contagiosas. Además, miles de argentinos están viajando a Miami y pueden introducir las nuevas variantes. Deben convencer a los estadounidenses que ayudar a la Argentina es importante a nivel global, apuntan.

Pero también remarcan un dato que podría generar un tropiezo: si bien Pfizer consiguió la aprobación de la ANMAT en Argentina, ni Moderna ni Johnson & Johnson tienen aún esa luz verde, una situación que -de mantenerse- podría complicar el envío de esas marcas. Resaltan, además, que no se debería abandonar el pedido por las dosis de AstraZeneca, que ya está aprobada en nuestro país, y que en EE.UU. están almacenadas en EE.UU. sin destino.

El uso masivo de las vacunas en Estados Unidos (Pfizer y Moderna son las más utilizadas) ha logrado bajar drásticamente el número de muertos y contagios de punta a punta del país. Incluso se han mostrado altamente eficaces para combatir el Covid 19 y también sus nuevas variantes de Brasil e India, según informó ayer el Dr Anthony Fauci, uno de los máximos expertos locales.

Hasta ahora la prioridad de Biden fue acopiar vacunas para inmunizar a los estadounidenses y ha logrado que un 60% de la población recibiera al menos una dosis. Ya se inmunizan a los chicos de entre 12 y 15 años, mientras que los vacunados completamente hoy pueden circular sin barbijo y sin guardar distancia social.

Estados Unidos ha comprado suficientes dosis de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson como para inocular a 150 millones más que toda la población de EE.UU. (320 millones). El Gobierno, además ya compró 110 millones de dosis de Novavax, que se espera que sea autorizada pronto. Y también tiene almacenadas 300 millones de dosis de AstraZeneca (suficientes para vacunar a 150 millones de personas) que no recibió aún la aprobación.

Ante este panorama, las presiones sobre Biden son muy fuertes: desde todo el planeta, e incluso dentro de su propio partido demócrata, le piden que libere los cientos de millones de vacunas que no utiliza para ayudar a los países donde la situación es dramática. Biden ya ha dado un paso y la Argentina busca aprovechar la jugada.

PDL

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir