“Vanitas”: danza radiante sobre la decadencia

admin

19/02/2021

Hace poco más de 15 años, la bailarina argentina Agustina Sario se encontró con un colega francés, Matthieu Perpoint, en el marco de un seminario de danza del que participaban. En aquel momento comenzó una relación personal, que incluye a esta altura dos hijos y que se continuó en varios proyectos artísticos una vez que la pareja se instaló en Buenos Aires.

Ahora estrenan Vanitas, video performance elaborada durante el mes de octubre pasado mientras estaban temporariamente en Francia. El viaje, motivado por cuestiones personales, dio este fruto inesperado pero que nació de una idea previamente imaginada. Cuenta Agustina: “Estábamos pasando el mes en la casa de fin de semana de la familia de Mathieu, cercana a un bosque que hemos recorrido mucho a lo largo del tiempo. A comienzos de 2020, cuando yo había cumplido 45 años, pensé en una suerte de video performance relacionada con la idea de “ciclo”. Una obra que reflejara la decadencia, lo podrido y lo decrépito pero que a la vez permitiera ver, un poco más lejos, la belleza. Eros y Tánatos entrelazados, una visión más profunda y otra más aparente. Esa fue la propuesta original”.

Con la pandemia todo se detuvo, pero ya estando en Francia, Sario le propuso a Matthieu salir cada día a filmar al bosque, una hora por día. “Lo habíamos hecho en otros años y solíamos preguntarnos cómo transmitir a otros la energía propia de ese lugar magnífico. Pero no lográbamos llegar a un punto que nos gustara: porque había demasiados movimientos míos o porque el paisaje aparecía demasiado decorativo. En este viaje, quizás por el encierro que veníamos sufriendo, todo cambió, todo adquirió otro valor”, cuenta.

–¿Y cómo comenzó a organizarse el trabajo?

–Resolvimos que Matthieu manejara la cámara y que mi cuerpo estuviera más en la periferia de ese espacio para poder captar el diálogo entre nosotros transformando el lugar y el lugar transformándonos a nosotros. Por otra parte, había una comunicación permanente con el equipo que estaba en Buenos Aires, decisiones en cuanto al encuadre y el uso del color como materialidad esencial de la obra. Para mí, el bosque se había transformado en la sala de ensayo, tomando una línea de trabajo que también utilizamos en nuestras clases: información, percepción, sensación y acción.

–¿Cómo estaba formado ese equipo que colaboraba desde Buenos Aires?

–Leandro Ejido, en la dirección de arte, y Joaquín Wall, videasta que se ocupó del montaje. Con ellos trabajamos la idea del color, que terminó siendo un eje de la obra. Nos preguntábamos cómo transmitir la idea de destrucción si en el bosque todo era bello. Entonces dejamos, durante los 25 días, algunas frutas y verduras para que se pudrieran, después las colocamos bajo una luz artificial y encontramos que también tenían su propia belleza.

–Por lo que contás, Vanitas parece una pieza más bien simbólica, que remite a otras cosas que no son necesariamente lo que se ve. ¿Qué ocurre con el público que no conoce todo esto? Por ejemplo, al ver el video, me preguntaba qué significaban esas frutas y verduras podridas recortadas de todo lo demás.

–Hicimos un testeo del material en diciembre de 2020. Se proyectó desde el estudio de Ejido para gente ubicada en la calle. Creo que los espectadores percibieron esa potencia que tiene la Vanitas, porque el contraste entre el lugar más vital y el más putrefacto narraba ya de por sí. La pregunta acerca de “por qué la fruta” no apareció por parte de la gente; me imagino que captaron aquello que portaba la simbología.

–¿Podrías hablar de qué significa la vanitas?

–Es un género pictórico del Barroco que retrataba la naturaleza muerta y los bodegones. De allí surge la idea del memento mori –lo que nos recuerda que el tiempo de todos en algún momento va a terminar– y la del carpe diem: “Disfruta el día”. Toda su representación recurre a imágenes que luego forman una composición: las plumas con las que se escribe, la vela que se consume, la fruta en descomposición, el cráneo. Como coreógrafa, sé qué es componer: elegir materiales y ordenarlos en el tiempo y en el espacio. Por eso la simbología que usamos en la obra, al menos eso pensamos, lleva en sí una información sensible.

–¿Por qué elegiste el desnudo como vestuario?

–Probamos muchos vestuarios distintos –una campesina, botas y jean, ropa más abstracta–, pero cada uno introducía otros mundos que alteraban el sentido de la obra y su eje hombre-naturaleza.

–Matthieu y vos comparten, desde hace muchos años, la vida y también la creación, ¿cómo les resulta?

–Hermoso. Creo que no nos divorciamos por ese motivo (se ríe). Todo se recrea y permite entender lugares inentendibles. Estar en pareja no significa acuerdos absolutos y al crear, esto aparece constantemente y es muy transformador. Cuando empezamos nuestra relación Matthieu y yo nos hablábamos en inglés, después pasamos al español y luego al francés. Pero cuando más nos comunicamos es en los momentos en los que estamos creando.

Reseña: Los planos de la naturaleza

En la primera imagen de Vanitas puede verse el cuerpo de una mujer desnuda, de espaldas, sentada en el claro de un bosque silencioso. De pronto irrumpe el sonido de un trueno y la mujer se desploma. A partir de ese momento, una cámara recorrerá serenamente el bosque, acercándose a los detalles más minúsculos, a las plantas y los insectos, a las ramas secas y las hondonadas, a las hierbas agitadas por el viento. El cuerpo de la mujer, de quien nunca se ve la cara, se distingue a veces más cercana e íntimamente, otras veces un poco oculta. La pantalla está repartida en dos planos y las acciones se presentan en varios pasajes de una manera asincrónica o bien la misma acción está tomada desde distintos ángulos y distancias, pero mostrada simultáneamente. Estos efectos acentúan el misterioso devenir de ese ser que parece, finalmente, formar parte del bosque.

Vanitas se desarrolla como un trabajo contemplativo, con un fluir del tiempo inspirado en el propio dichoso tiempo de la naturaleza; no hay precipitación ni urgencias. Pero de pronto irrumpe, aunque no violentamente, un registro muy distinto: sobre una superficie abstracta, sin ningún marco, una mano embadurnada sucesivamente con diferentes colores de pintura va colocando limones, tomates, pimientos en estado de descomposición. El silencio del vacío acompaña estas escenas que configuran una naturaleza muerta en el más riguroso sentido de la palabra. Y luego los dos registros van fundiéndose, el precioso lied “Solveig” de Edvard Grieg integra los dos mundos y el final, con la última pintura azul que desaparece del cuerpo femenino, lavado por el agua de una vertiente del bosque, aparece como una sensible síntesis.

Una obra para múltiples interpretaciones. Quien conozca el movimiento pictórico del barroco llamado vanitas, ese contraste de registros –la naturaleza radiante, por un lado, las frutas descompuestas y bañadas de pintura por el otro– podría encontrar una explicación. Pero quizás no es necesario buscarla sino simplemente abandonarse a la contemplación de sus bellas imágenes, que nos llevan, sin que nos lo propongamos, a sentidos más profundos.

Vanitas. Quien te quita lo bailado, por Agustina Sario
​Lugar: Fundación Cazadores. Villarroel 1438.
Funciones: 19, 20, 25, 26 y 27 de febrero de 16 a 20.
Entrada: gratis.

Lo leiste en #FMVoz

NASA: captan la imagen más impresionante de Venus

NASA: captan la imagen más impresionante de Venus

La sonda solar Parker de la NASA capturó impresionantes vistas de Venus durante su sobrevuelo cercano del planeta en julio de 2020, y su análisis revela que se captó la emisión térmica de la superficie. Aunque el objetivo de la misión es el Sol, Venus juega un papel...

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este jueves 25 de febrero

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este jueves 25 de febrero

El dólar blue cotiza este jueves 25 de febrero a $140 para la compra y $145 para la venta. La brecha entre el blue y el dólar oficial​ es de 60%. De esta manera, el dólar blue se mantiene estable respecto a la última cotización con la que inició la jornada...

0 Comments

Dejá una respuesta