Villa de Merlo: 5 actividades y paseos para disfrutar en las sierras

admin

28/03/2021

La pureza del aire serrano y la música de los arroyos. En el noreste de San Luis, Villa de Merlo se distingue por el cielo diáfano, las sierras verdes y la infraestructura turística.

En el límite con el Valle de Traslasierra de Córdoba y famosa por su microclima, la ciudad recibió el sello Safe Travel del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, que lo respalda como “destino seguro”, con protocolos en materia sanitaria.

El director de Promoción Turística, Javier Pedernera, destaca el trabajo en conjunto con el sector privado a través del Ente Mixto de Promoción Turística de Villa de Merlo, que lanzó la web (www.villademerlo.tur.ar) con información, la app (guíademerlo), y la señalética en el casco histórico con códigos QR y realidad aumentada.

Villa de Merlo, rodeada de naturaleza.
Villa de Merlo, rodeada de naturaleza.

Entre cascadas y senderos envueltos en el aroma de las hierbas en las Sierras de Comechingones, la villa tiene múltiples propuestas de aventura y opciones más tranquilas.

A continuación, cinco actividades y paseos imperdibles para disfrutar de la naturaleza y la cultura de Merlo, además de su sabrosa gastronomía.

1. Trekking

A pocos minutos del centro, los circuitos de senderismo son de baja dificultad y permiten conectar con el entorno a un ritmo pausado, mientras los de trekking demandan más exigencia física y permiten el acceso a cascadas y cerros con vistas panorámicas. Para estas experiencias, la Secretaría de Gestión, Calidad y Productos Turísticos sugiere contratar prestadores de turismo activo.

El Salto del Tabaquillo es una de las cascadas más visitadas. En medio de la quebrada El Molino se encuentra esta caída de agua de unos 18 metros y, a medida que se avanza en el recorrido se pueden apreciar ejemplares de flora y fauna nativa, como el tabaquillo que solo crece en altura. La caminata es de una dificultad media o alta, con una extensión de unos 6 km y una duración de 4 horas ida y vuelta y un precio promedio de $ 1.400 por persona.

Las caminatas permiten acceder a saltos y cascadas. Foto: Turismo de Merlo
Las caminatas permiten acceder a saltos y cascadas. Foto: Turismo de Merlo

Al adentrarse en los cerros, los visitantes pueden recorrer la Reserva Provincial Mogote Bayo, con senderos interpretativos de dificultad baja y alta, y acceso a miradores. Continuando la ruta que pasa frente al ingreso de la Reserva Florafaunística se puede acceder al Mirador del Sol, un balcón con vista a la ciudad, a una altura de 1.470 m.

El recorrido sigue hasta el Filo Serrano, a unos 2.200 metros, donde se aprecia una gran panorámica del Valle de Conlara de San Luis y de los cordobeses Valle de Calamuchita, hacia el oeste, y del Valle de Traslasierra, hacia el norte.

Entre piedras y saltos de agua, dos imperdibles: los circuitos de Cerro de Oro (artesanías, esencias, campings y el Planetario) y de Pasos Malos (cascadas, cerro Cabeza del Indio y una parada gastronómica. Ver La Buena Mesa ). Para combinar las salidas, Merlo tiene varios sectores de bicisendas y se organizan salidas guiadas en bicicletas eléctricas y mountain bike.

Los colores de Villa de Merlo, San Luis. Foto: Turismo Merlo
Los colores de Villa de Merlo, San Luis. Foto: Turismo Merlo

Estas actividades permiten la observación de flora y avifauna: hay más de 200 especies de aves, lo que convierte a Merlo en uno de los mejores destinos para los amantes de la contemplación de aves y safaris fotográficos. Además, la ciudad del tercer microclima del mundo posee una flora de gran diversidad, con bosques de algarrobo y quebracho, y especies como chañares, talas, espinillos, y molles.

2. Actividades con cuerdas

Adrenalina asegurada. En Merlo hay varias propuestas de aventura, como escalada, rappel y tirolesa en la Reserva Florafaunística, cuyo ingreso está a unos 300 metros de Mogote Bayo.

Tirolesa en las sierras. Foto: Turismo de Merlo
Tirolesa en las sierras. Foto: Turismo de Merlo

Quienes llegan al Salto del Tabaquillo pueden sumar rappel y escalada por $ 3.000 por persona, y también en el Filo Serrano pueden disfrutar de la tirolesa, puentes colgantes y cabalgatas. En tanto, a 2.100 metros, el Mirador de los Cóndores ofrece más de mil metros de tirolesa que atraviesan un lago y parte de una quebrada, con puentes colgantes y escalada en roca de 15 m. Cuesta $ 2.200 por persona.

3. Astroturismo

El cielo es límpido y despejado en Merlo, libre de contaminación. Por eso, el astroturismo es una de las actividades favoritas. Hay agencias de viajes que organizan excursiones nocturnas a los principales miradores de la villa serrana para observar estrellas y planetas, mientras que los observatorios a cielo abierto combinan charlas de divulgación científica con observaciones a través de telescopios móviles.

“Todas las noches que el cielo lo permita, desde el pie de las Sierras Comechingones en el barrio de Cerro de Oro, brindamos funciones únicas de observación con telescopios, dibujamos constelaciones en el cielo, reconocemos planetas, estrellas, meteoros y satélites a simple vista. Se acompaña todo con una dinámica charla de divulgación científica, junto a la vivencia, sorpresa y contemplación del cielo merlino”, explican en el Planetario de Merlo.

Y prometen: “Viajaremos en la apreciación de los astros y movimientos desde el sistema solar, hasta las galaxias y conceptos cosmológicos más provechosos para maravillarnos con la contemplación del universo”.

Merlo es un destino ideal para disfrutar de la naturaleza. Turismo de Merlo
Merlo es un destino ideal para disfrutar de la naturaleza. Turismo de Merlo

A partir de las 20.30 y el bono contribución es de $ 300; menores de 14 años, $ 200; menores de 8, gratis. En las noches con luna, los visitantes se pueden llevar una foto con el celular (planetariodemerlo.org).

La excursión Noches Mágicas organiza un ascenso a las sierras en minibús hasta los 1.600 metros. A la vera de un arroyo, donde no está permitida la luz artificial, se comienza a vivenciar la noche en el corazón de las Sierras de los Comechingones. Durante el encuentro se comparten historias de mitología griega y las cosmovisiones de diferentes culturas. En cuanto a observaciones, con un puntero láser se identifican las constelaciones.

Quienes deseen pueden sumarse a una caminata de 1 km sobre asfalto hasta un mirador en donde impacta el brillo de la ciudad de Merlo y los pueblos distribuidos en el Valle del Conlara. La noche culmina con un brindis y los visitantes se llevan de recuerdo fotografías nocturnas. El paseo dura 2 horas, con un precio sugerido de $ 1.200 (vigente hasta junio 2021). Facebook: Astroturismo en Merlo; Instagram: @Astroturismomerlo.

Merlo se destaca por su microclima y sus paisajes serranos. Foto: Shutterstock
Merlo se destaca por su microclima y sus paisajes serranos. Foto: Shutterstock

4. Visita al Algarrobo Abuelo

“Viejas ramas que son como tentáculos/ de oscuro pulpo; miembros musculosos/ de yacente dragón o dinosaurio,/ de araña enorme o encantado monstruo”. Con una edad aproximada de 1.200 años, el imponente árbol de Merlo toma su nombre de la Cantata del Abuelo Algarrobo publicada en 1953 por el poeta Antonio Esteban Agüero.

Declarado Monumento Histórico, el Algarrobo Abuelo se ramifica en un predio de 4 hectáreas, donde se disfruta de la naturaleza con el marco de las Sierras de Comechingones y el canto de cientos de aves entre las ramas.

El milenario ejemplar de algarrobo al que Antonio Esteban Agüero dedicó un poema, en Merlo, San Luis.
El milenario ejemplar de algarrobo al que Antonio Esteban Agüero dedicó un poema, en Merlo, San Luis.

Testigo viviente de la historia merlina, la “Catedral de los pájaros” estuvo en todas las épocas, desde los años de desarrollo indígena y colonización hasta las guerras por la Independencia y las etapas del desarrollo moderno.

El parque abre todos los días, de 9 a 19. La entrada para familias (hasta 5 adultos) cuesta $ 200 y los menores entran gratis. En las visitas se entrega material de difusión cultural, con láminas que enseñan fragmentos de la obra de e ilustraciones.

Al norte de Merlo se encuentra el barrio de Piedra Blanca, que se divide en Piedra Blanca Arriba -por su cercanía a las sierras- y Piedra Blanca Abajo -en la zona más baja de la ciudad. Precisamente, en esta última se levanta el Abuelo, llamado también Algarrobo de los Agüero. Y hacia el oeste está el Viñedo Fraterno, que ofrece visitas guiadas y degustaciones.

En Piedra Blanca Arriba se puede visitar la reserva El Viejo Molino: allí se levantaba un altar comechingón y, más tarde, el primer molino harinero de la ciudad, cuyos cimientos fueron derruidos por las crecidas del arroyo. Es uno de los preferidos de las familias con chicos, ya que el caudal no suele ser muy abundante.

5. Parque temático Yucat

Parque Yucat, en Merlo. Foto: Turismo de Merlo
Parque Yucat, en Merlo. Foto: Turismo de Merlo

Un viaje en el tiempo hacia el pueblo comechingón. El parque temático Yucat es un emprendimiento turístico y cultural que recrea la vida de los primeros habitantes del Valle de Conlara antes de la llegada de los españoles a esta región en el siglo XVI.

Entre Merlo y Carpintería, los visitantes observan 20 escenas de la vida hacia 1550, y pueden entrar a réplicas de las viviendas de los comechingones, moler maíz en los morteros de piedra y ver un fuerte español.

El parque ofrece la opción de caminar por el sendero autoguiado, escuchando una audioguía: hay que llevar auriculares para cumplir con el protocolo de Covid-19. Cada hora se invita un guía explica e invita a la molienda del maíz en morteros de piedra.

Parque Yucat recrea la vida de los comechingones. Foto: Turismo de Merlo
Parque Yucat recrea la vida de los comechingones. Foto: Turismo de Merlo

Afirman que su misión es “que los visitantes se trasladen en el tiempo a un pueblo comechingón, recorriéndolo como si estuvieran realmente en el siglo XVI. Aportar a que no se pierdan los valores de una civilización que el paso del tiempo ha dejado casi oculta y aflora en antiguas expresiones artísticas en las sierras, en costumbres locales y en hallazgos arqueológicos, pero que inevitablemente se perderá si no difundimos y concientizamos”.

Se destaca que la gente descubre las costumbres, rituales, esquemas de caza, agricultura y telares de los comechingones: “Les contamos cómo fue el proceso de conquista y desaparición en manos de los conquistadores. Combinamos diversas escenografías, reproducciones de utensilios y herramientas en diversas escenas que representan la vida cotidiana”.

La entrada cuesta $ 380; chicos de 5 a 12 años, $ 330. Incluye el recorrido autoguiado, explicación y molienda. Práctica con arco y flecha, $100 (10 disparos, para mayores de 11); audioguía, $ 50. El parque abre los jueves, viernes y sábados, de 10 a 17.30, y los fines de semana largos. Por ser al aire libre, cierra en caso de lluvia.

Arco y flecha en el Parque temático Yucat. Foto: Turismo de Merlo
Arco y flecha en el Parque temático Yucat. Foto: Turismo de Merlo

La buena mesa

Hierbas aromáticas, carnes asadas y sabrosos dulces. Merlo ofrece una variada gastronomía, con el sello de sus productos regionales y platos que combinan las preparaciones más tradicionales con las propuestas gourmet.

Uno de los platos más representativos de la zona es el chivito a las llamas o a la estaca, pero también una oferta de recetas innovadoras con carne de chivo, que desde hace unos años se puede encontrar como relleno de empanadas y pastas o también cocida al horno de barro o al disco con papas, batatas, zanahorias, cebollas, morrones y vino blanco.

Un chivito a las brasas, uno de los platos típicos de Merlo. Foto: Turismo Villa de Merlo
Un chivito a las brasas, uno de los platos típicos de Merlo. Foto: Turismo Villa de Merlo

Al pie de las Sierras de Comechingones, el circuito de Pasos Malos integra la ruta gastronómica local por excelencia, con los platos del reconocido restaurante de campo y parador “No Tire Godoy”. Tiene una historia curiosa: un litigio por tierras entre dos familias en el que un vecino colocaba un alambrado y el otro lo cortaba. Cuando un equipo de TV llegó para registrar el conflicto fue recibido a balazos y el periodista gritó “¡No Tire Godoy!”, frase que quedó acuñada como nombre del restaurante. La comunidad de Tripadvisor lo eligió varios años como el mejor de San Luis.

Las cervezas artesanales y vinos orgánicos maridan los platos con hierbas aromáticas. No solo hay emprendimientos de cultivos agroecológicos, sino que organizan visitas guiadas para conocer la producción, cosecha y procesamiento de hojas secas para condimentos e infusiones.

Los blends se degustan en las tradicionales casas de té, que sirven la mejor pastelería, junto con panes caseros y dulces. Con tantos productores dedicados a la elaboración artesanal de dulces y licores premiados, Merlo se reafirma cada año como sede de la Fiesta Nacional de la Dulzura.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir