“Voy a tener millones de amenazas de muerte”: la angustia de Shelby Roger tras ser eliminada del US Open

admin

07/09/2021

La discusión sobre la importancia de cuidar la salud mental de los atletas se instaló hace un tiempo en el mundo del tenis y del deporte en general. Y en la edición 2021 del US Open, la estadounidense Shelby Rogers volvió a llamar la atención sobre un problema muy serio que impacta directamente en ese aspecto de la vida de los tenistas: las presiones externas y los abusos que sufren los jugadores en sus redes sociales, especialmente luego de una derrota.

Tras dar el batacazo en la tercera ronda ante la australiana Ashleigh Barty, número uno del mundo, Roger perdió en octavos ante la británica Emma Raducanu, de 18 años, proveniente de la clasificación y una de las sorpresas del certamen. Y en una charla con los medios después de esa derrota, la norteamericana aseguró: “Voy a tener nueve millones de amenazas de muerte en redes”.

Dolida, la jugadora de 28 años -que hasta unas horas antes no paraba de recibir palabras de felicitaciones y aliento- anticipó con resignación que esperaba esa lluvia de mensajes negativos en sus redes sociales, algo que suele ocurrirle siempre después de una derrota como la que sufrió ante la joven británica.

"Desearía que las redes sociales no existieran", afirmó Rogers. Foto Matthew Stockman/Getty Images/AFP
“Desearía que las redes sociales no existieran”, afirmó Rogers. Foto Matthew Stockman/Getty Images/AFP

“Obviamente apreciamos estar en el centro de atención en momentos como el que viví con la victoria ante Barty, Pero luego pasa algo como lo de hoy (en referencia a la derrota con Raducanu) y voy a tener nueve millones de amenazas de muerte y demás. Es muy polarizante, va de un extremo a otro muy rápidamente”, explicó la número 43 del mundo.

Y agregó: “Desearía que las redes sociales no existieran. Si van a revisar mi perfil ahora, probablemente diga que soy una cerda gorda o palabras que no puedo repetir en este momento”.

La estadounidense aseguró que a esta altura de su carrera está acostumbrada a ese tipo de comentarios.

“Es parte del marketing ahora, tenemos contratos por los que debemos publicar ciertas cosas. Es lo que es. Intentás no tomártelo a pecho, concentrarte en cosas importantes, no en los comentarios que hace la gente en el sótano de su madre. Pero es el lado desafortunado de cualquier deporte. Es realmente desafortunado y a veces se te sube a la cabeza y te afecta”, reflexionó.

Tanta repercusión tuvieron sus palabras, que horas más tarde, retomó el tema aprovechando las mismas redes.

“No era mi intención que se resaltara tanto ese comentario. La cantidad de apoyo positivo que recibo sobrepasa por mucho el abuso, pero es importante ser consciente de que existe para que podamos prepararnos y manejarlo. Ser una jugadora profesional fue siempre mi sueño y estoy agradecida por lo que el tenis me ha dado. No cambiaría mis mejores y peores momentos por nada. Sé que mi valor como persona no cambia con una victoria o una derrota. Nunca escaparé de la negatividad, es la realidad de las redes/las apuestas/el deporte. Pero quizás podamos exponerla y enseñarnos mutuamente cómo vencerla”, escribió en un hilo de Twitter.

Rogers no fue la única jugadora que llamó la atención sobre el tema del abuso y amenazas a través de las redes. Días antes, su compatriota Sloane Stephens había denunciado que recibió más de dos mil mensajes racistas y violentos de extraños, tras su caída en tercera ronda ante la alemana Angelique Kerber. Y los compartió con sus seguidores para que darle visibilidad al problema. 

“Soy un ser humano. Es muy duro leer comentarios como estos, pero voy a mostrarles algunos para que puedan ver cómo es después de una derrota”, escribió la 66ª del ranking.

“Te prometo que te voy a encontrar y a destruir tu pierna de tal manera que ya no vas a poder caminar. Personas corruptas que arreglan partidos como vos deben estar en la cárcel. Espero que hayas disfrutado tus últimos momentos en la cancha”, le escribió un usuario.

Desde otra cuenta, entre insultos racistas y denigrantes, otra persona le deseó que la violaran repetidamente y muriera desangrada.

“No se habla lo suficiente de esto, pero realmente apesta”, afirmó Stephens, que compartió luego algunos mensajes positivos y de apoyo que recibió. “Estoy eligiendo vibraciones positivas sobre las negativas. Elijo mostrarles la felicidad, pero no siempre son sonrisas y rosas”, cerró.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir